Arquitectura, Interiorismo,

Entrepinos. Taller Héctor Barroso

Compartir:

Situado en el Valle de Bravo, México, Entrepinos es un proyecto residencial que genera una composición de esculturas en terracota.

Un proyecto diseñado por el estudio mexicano Taller Héctor Barroso compuesto por cinco viviendas-esculturas que se esparcen en una parcela rodeada de montañas.

“ En medio del bosque en Valle de Bravo, México, cinco viviendas de descanso se dispersan en el terreno, rodeado por pinos que corean el sonido del viento.”

Taller Héctor Barroso.

Fotografiadas por Rory Gardiner, estos volúmenes comparten una misma tipología y generan un espacio de patio central entre ellos. Un patio compartido que ofrece zonas comunes para el uso de los residentes, privacidad y total silencio.

Mientras estos volúmenes se cierran al norte, sirven al mismo tiempo como acceso. En contraposición, se abren grandes huecos hacia el sur, favoreciendo las vistas del jardín y el bosque.

Seis volúmenes componen cada una de las cinco viviendas que generan Entrepinos. Abriendo y cerrando huecos y generando formas de carácter escultórico, ofreciendo unas visuales muy estudiadas desde cada uno de las puntos –interiores y exteriores- de cada una de las viviendas.

Esta peculiar forma de abrirse y cerrarse de los volúmenes, viene dada por un estudio previo y cuidadoso del entorno. Estudio que permite al Taller Héctor Barroso aprovechar las vistas, la intimidad y la entrada de luz natural.

El uso de los materiales se convierte en uno de los principales puntos de respeto hacia el emplazamiento de este proyecto y al mismo tiempo en uno de los principales atractivos.

Entrepinos cuenta con una materialidad propia de la región: ladrillo, madera y tierra. Así, es la arquitectura la que emerge del lugar, casi mimetizándose.

“La tierra fue tomada de la parcela: reutilizando de la excavación para todas las paredes.”

Entrepinos divide cada una de sus viviendas en una distribución de varias plantas. En la planta baja encontramos el comedor, la cocina, la sala y una recámara que extiende sus limites hacia el exterior. Extensión que pretende unificarse con las terrazas, el patio y el jardín.

En la planta superior, tres recámaras son capaces de enmarcar sus vistas a los pinos que envuelven la vivienda. Una oda al reconocimiento del entorno, a las características encontradas y al respeto a la naturaleza desde una arquitectura consciente de su emplazamiento.

Las escaleras, o el quebradero de los arquitectos y diseñadores de interiores, cobran ahora una nueva y destacada importancia. Tres escaleras enfatizan el carácter escultórico de los volúmenes que componen cada una de estas viviendas.

Entrepinos conecta directamente los dormitorios y los pisos superiores desde el exterior, sin necesidad de entrar a la planta baja para ello o de ocultar estas vías de conexión de la vivienda. Presenta pues una yuxtaposición interesante entre los espacios positivos y negativos, haciendo flotar los volúmenes gracias al juego visual que generan las escaleras en su parte inferior.

Diseñadora de Interiores, editora, amante de la artesanía y de las líneas mediterráneas. De mente curiosa, rompiendo paradigmas y experimentando con el diseño en ilabyou.

Leave a Reply

Comentarios
TODAVÍA NO HAY COMENTARIOS, ¡NOS ENCANTARÍA QUE AÑADIERAS EL TUYO!